Salta 2141: a tres años de la explosión

El asombro de ese momento respecto de lo que ocurría en Salta 2141, hoy se transforma en un incansable pedido de Justicia.
multimedia.normal.9cab42bb7f1f99e1.63616c6c6573616c74612d63617274656c2d6573746566695f6e6f726d616c2e6a7067

Este sábado 6 de agosto se cumple el tercer aniversario de un hecho que dejó una marca imborrable. Allí perdió su vida la joven rosense Estefanía Magaz, de 21 años.

Por la mañana está convocado un acto en ese terreno ahora vacío de Salta y Oroño, lugar de encuentro periódico para los familiares que siguen denunciando la negligencia estatal. El acto comenzará como cada año, a las 9.38, hora de la explosión, y contará con la importante presencia de familiares de las víctimas de la tragedia de Once y de Cromagnon.

La explosión es un antes y un después en la vida de muchos. A su alrededor, todo fue destrucción, dolor y desolación. Pérdidas muy grandes, irrecuperables. Algunos quedaron sin su hogar, sus cosas, las de toda la vida. En un instante, la calle fue su nuevo paradero y después volver a empezar en un lugar ajeno con lo poco que quedó.

Otros, integran el peor de los saldos de aquél frío martes de agosto: las 22 víctimas fatales y sus familiares. Jóvenes estudiantes, algunos con historias cruzadas entre sí, otros padres de familia, matrimonios de muchos años compartidos, ancianos, jóvenes trabajadores… Ese día terminó con la vida de Estefanía Magaz (21 años), Hugo Montefusco (56 años), María Ester Cuesta (92 años), Carlos López (40 años), Adriana Mataloni (57 años), María Emilia Elías (28 años), Domingo Oliva (76 años), Roberto Perucchi (68 años), Teresita Babini (67 años), Florencia Caterina (27 años), Soledad Medina (31 años), Juan Natalio Penise (73 años), Débora Gianángelo (20 años), Federico Balseiro (30 años), Maximiliano Vesco (29 años), Maximiliano Fornarese (34 años), Eraselli Clides Ceresole (78 años), Ana Rizzo (65 años), Lydia D’Avolio (86 años), Luisina Contribunale (34 años), Santiago Laguia (25 años) y Beatriz López (65 años).

Los once procesados por estrago culposo agravado son: el gasista Carlos García y su ayudante, Pablo Miño, otro gasista, José Allala. Por Litoral Gas los inspectores Gerardo Bolaños, Guillermo Oller y Luis Curaba, su jefe Claudio Tonucci, y la gerenta técnica de la firma, Viviana Leegstra; los administradores del edificio siniestrado son Mariela Calvillo, Norma Bauer de Calvillo y Carlos Repupilli.

 

Te puede interesar