Marchas y contramarchas. Dimes y diretes. Pero los combustibles suben mañana

Nacionales 01 de junio de 2018 Por
Desde este sábado las naftas y el gasoil aumentarán entre un 4,5% y un 5% en todo el país.
2660487w1033

Sumado a esto, en julio, se dispondrá de otro incremento en los precios de hasta el 3%.  Esto lo confirmó el Ministerio de Energía y Minería en un comunicado en el que detallaron que esto es "consecuencia de las negociaciones encaradas con los Productores y Refinadores de petróleo crudo y comercializadores de naftas y gasoil en el país". Y señalaron que el objetivo de la medida es "morigerar el impacto en los precios finales de estos combustibles del incremento de costos de la industria".

"Los productores de petróleo crudo acompañarán este esfuerzo limitando los precios de la compra-venta de su producción en el mercado interno durante los meses de mayo, junio y julio", dijeron desde el ministerio. Además, agregaron que el aumento incluye el traslado a precios del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono del 6,7% dispuesto por la AFIP.

Más detalles. Según publica el portal La Política Online el acuerdo petrolero que el ministro Juan José Aranguren había diseñado para tener precios determinados hasta el final del mandato de Macri, se redujo a apenas tres meses por la fuerte resistencia de las compañías petroleras y refinadoras.  La idea era establecer que el barril de petróleo crudo quedará fijado en 69,75 dólares y las naftas aumentarán un 3% mensual hasta el final del mandato de Macri, acumulando un alza del 75% en estos 19 meses.

Pero ante la resistencia de las empresas el gobierno reinstaló el barril criollo -es decir un precio desacoplado del valor internacional- por solo tres meses. Ahora se fijó en 66 dólares para mayo,  67 para junio y 68 para julio, el período del acuerdo.

Esto ayudará a las refinadoras que ya no soportaban el congelamiento del precio de los combustibles  impuesto hace unas semanas y que voló por el aire con la reciente devaluación. 

Las refinadoras reciben además la autorización a aplicar un aumento inicial del 5 por ciento en junio y del 3 por ciento en julio.

La idea que esta mañana presentó Aranguren imponía un barril criollo de 69,75 dólares hasta el final del mandato, previendo en base a estudios propios que el año que viene el precio internacional iba a bajar y así los productores recuperarían lo perdido.

Esto no convenció a las empresas que exigieron que se le ponga un limite temporal a esta absorción de costos y a partir de ahí el gobierno los compense con un bono si el precio se mantenía por encima del barril criollo. Como el gobierno está lanzando a un fuerte ajuste fiscal exigido por el FMI, no tenía condiciones políticas para firmar un  acuerdo que implicaba más subsidios.

De manera que ante la encerrona se resolvió el parche de patear el problema que generó haber intervenido el mercado petrolero, que se había prometido liberar, para dentro de apenas tres meses.

"Lo más grave no es la plata que vamos a perder con este precio de barril criollo, si no la imprevisibilidad que transmite el Gobierno y que seguramente espantará inversiones", afirmó a LPO un directivo al tanto de las negociaciones.

"En los próximos dos meses continuaremos monitoreando la evolución del mercado para evaluar la continuidad de este acuerdo, su eventual modificación y/o efectuar las compensaciones que el mismo requiera", se limitó a informar el Ministerio de Energía.

Te puede interesar