Carletti cambia mirando el 2015-2019

Opinión 05 de diciembre de 2013 Por
En el mencionado libro de contenido bíblico se lee: _"Un guerrero acepta la derrota. No la trata como algo indiferente ni intenta transformarla en ...
ramostanich-carletti.jpg
ramostanich-carletti.jpg


En el mencionado libro de contenido bíblico se lee: "Un guerrero acepta la derrota. No la trata como algo indiferente ni intenta transformarla en victoria. Se amarga con el dolor de la pérdida, sufre con la indiferencia y se desespera con la soledad. Pero después de que pasa todo eso, lame sus heridas y recomienza otra vez".

La política se hace de dos maneras: con discursos y con hechos; unos permiten el resultado a corto plazo, otros son los únicos que garantizan éxito más allá de un período de gobierno. Pueden o no estar relacionados, teniendo las palabras máxima importancia para fanáticos, funcionarios "por sueldo" y el denominado "voto cantado". Ellos necesitan que el líder diga "blanco o negro" para comenzar a repetir al estilo pájaro carpintero de la publicidad de Twistos. Por el contrario, los menos acalorados con la política requieren indefectiblemente analizar la realidad para acompañar o dejar de hacerlo.

Las primeras horas post elecciones mostraron a un Carletti irritado por el resultado. Palabras más palabras menos, algunos prefirieron culpar a la población porque "no sabe votar y no tiene memoria"; la misma que dos años antes había aprendido a votar y sí tenía memoria. Logró también que muchos se convenzan que su "honesto gobierno" empezará a ser controlado por quién a su juicio no lo sería tanto porque lo denunció.

Con el paso de las horas el intendente comenzó a armar lo que será un período de seis años que lo tendrá en el cargo hasta 2019, siempre que logre mantener el nivel de obra pública del 2013 y mejore un poco la prestación de los servicios. Lejos de lo que creen muchos opositores, que ven a Carletti como una persona sin tacto político, una vez más usa todo lo que tiene al alcance para lograr su objetivo.

Aprobando el trabajo de la mayoría de su equipo y entendiendo que solo dos funcionarios cumplieron su ciclo –Amadei por no poder comunicar y Giancristófano por no imponer una agenda cultural–, pidió o aceptó la renuncia de ellos, incorporando a Jorge Arana para controlar maestranza y a Alejandro Marentes en Cultura y Difusión. La tarea del excomisario es una incógnita, la del "Muni" con algo de recursos puede ser una revolución similar a la que condujo Fernando Banegas años atrás, por lo menos mediáticamente.

Hábil en construcción política, Carletti cerró un acuerdo con el Partido Socialista que le traerá muchos beneficios para su gobierno sin perder un gramo de poder, ya que Leonzini seguirá a la cabeza de Servicios Públicos y las secretarías más importantes no cambian de manos.

Silencia al opositor más duro que tuvo en los dos años de gestión. A la tibieza del vecinalismo y peronismo, fue el socialismo quién más lo atacó acusándolo de "socavar la institucionalidad y maniatar económicamente a los concejales". Suma un servicio de propaganda que este partido amigo maneja con excelencia, primero para exhibirse como distintos, luego para convencer que el futuro será mejor.

La conformación oficial del Frente Progresista Cívico y Social permitirá a nuestra ciudad asegurar un nivel de obra pública similar a otras poblaciones donde el socialismo es parte del gobierno, por lo que la población puede esperanzarse con que un Estado municipal más presente.

Compromete a Mario Ramos, como no pudo hacerlo durante la campaña electoral, para que su discurso todavía respetado avale cada una de las decisiones del ejecutivo. De igual modo, la juventud que está detrás de #UnPaísNormal recuperará su proclama del cambio, siendo también responsable de él.

Así como hasta la conformación de las listas el PS tenía la sartén por el mango, después de que Alejandra Salvucci accediera raspando al concejo, es Carletti quien ahora maneja la empuñadura teniendo al socialismo dentro del cazo, que deberá saltar y hacer equilibrio sobre una pata para no quemarse.

Falla el "ponzismo" si cree que este acuerdo pone fin al mandato radical. Falla el socialismo si piensa que una vez dentro del gobierno el camino para llegar al sillón negro será más rápido. Sabe el jefe comunal que neutralizando la crítica de sus aliados llegará con más aire a 2015. De igual modo está convencido que una interna con Ramos dentro del FPCyS es tarea sencilla. Intuye además que será dificultoso una alianza electoral entre el peronismo de Mansilla y el sector de Ponzio.

Mientras el resto festejaba resultados, Adrián Carletti aprovechó y allanó su camino reeleccionista que extenderá su mandato hasta 2019, salvo situaciones extremas que no sepa conducir. Ya lo escribió Celedonio Flores: "no se gana el monte echándose boca arriba y poniéndose a llorar..."

César Negri – [email protected] – @cesarnegri18
"Carta Brava" - http://www.youtube.com/watch?v=cA-OkTzjEG0

{youtube}cA-OkTzjEG0{/youtube}

Boletín de noticias