Rosario: balearon la parroquia y la escuela de un cura que denunció a narcotraficantes

Policiales 24 de septiembre de 2018 Por
Se trata del padre Juan Nuñez, quién cumplió servicio pastoral en Las Rosas tiempo atrás. En total ambos edificios recibieron una docena de disparos y hubo amenazas previas.
padre juan

Una docena de disparos en la madrugada se convirtieron este domingo en la última y más grave amenaza hacia un cura que hace semanas había vuelto a denunciar la actividad de bandas narcocriminales en la zona donde también funciona un colegio que resultó dañado por el ataque de los delincuentes.

Las consecuencias del atentado fueron confirmadas por la tarde a través de voceros de la Fiscalía Regional de Rosario. Siete proyectiles dieron contra la fachada de la iglesia y otros cinco alcanzaron la puerta de la escuela Paulo VI, ubicada al otro lado de la calle en México al 1100 bis. 

Luego de la balacera contra la escuela Paulo VI y la parroquia de zona norte, la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) expresó este lunes su solidaridad con el padre Juan Pablo Nuñez y repudió “el mensaje mafioso contra aquellos que trabajan por la vida”. 

“Desde UEJN nos solidarizamos con el padre Juan, toda la comunidad parroquial y el equipo de curas de Rosario que trabajan junto a los más pobres, acompañando a los pibes de los barrios y que luchan contra el flagelo de la droga”, indicó el gremio a través de un comunicado. 

También se expresó el “repudio a esta lógica y práctica mafiosa que apunta a generar terror y expandir su práctica de alienación y muerte”.


padre juan parroquia
Comunicado del Arzobispado de Rosario tras la balacera contra la parroquia María Reina y la escuela Pablo VI: 

"Ante la balacera de la que en estos días fue objeto la sede de la Parroquia María Reina y la Escuela Pablo VI, dependiente de la misma, hecho que se presenta vinculado al narcotráfico, el Arzobispado de Rosario quiere hacer llegar su cristiana solidaridad al Cura Párroco, P. Juan José Núñez, a la comunidad parroquial, a la comunidad educativa y a todos los vecinos de barrio Larrea. 

Ante todo, solicitamos a los fieles que eleven oraciones a Dios para que a quienes hayan sido los autores de este hecho les alcance la gracia de dejarse encontrar por Jesucristo, Camino, Verdad y Vida. 

Si bien se están dando pasos en orden a ofrecer a los adolescentes y jóvenes de nuestros barrios oportunidades reales para crecer y para descubrir el sentido de la vida, como así también en la búsqueda de políticas públicas de prevención y de un sistema de salud adecuado, este Arzobispado exhorta a las autoridades a trabajar no sólo sobre los eslabones más débiles del narcomenudeo, sino además sobre el circuito financiero que sustenta el narcotráfico y la distribución masiva de armas, que tantas muertes causa en nuestra ciudad. 

Próximos a iniciar la novena que nos prepara a la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, Patrona de nuestra ciudad y Arquidiócesis, encomendamos a su corazón esta situación que afecta a nuestro jóvenes y deteriora el tejido social".

Te puede interesar