Mientras el miedo busca refugio. La determinación pone límites

Opinión 09 de marzo de 2020 Por Las Rosas Digital
(Opinión - por Marianela De Emilio - Ing. Agr. Msc. Agronegocios)
Límites

Los brotes del Coronavirus no dejan de aparecer, nuestro país lamentablemente cuanta con su primera víctima fatal. El mundo está en alerta y se redoblan los esfuerzos por aplicar protocolos sanitarios que pongan freno a la propagación de esta pandemia, así como por encontrar la cura. El miedo se apodera de los grandes operadores de los mercados del mundo, y buscan refugio a su capital en activos que representan seguridad, como el oro, bonos del tesoro americano, así como compañías ligadas al suministro de bienes de seguridad, higiene y cuidado de la salud.

Estos destinos dejan fuera las inversiones en comodities que representan producción y crecimiento, como los granos, las carnes o el cobre, que vienen a la baja por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y ahora refuerzan la tendencia bajista ante esta migración de inversiones a activos que suponen resguardo de valor. Para representarlo en números, según cotizaciones de Chicago, la soja perdió más de U$S -30/TN, el maíz más de U$S -8/TN, y el trigo más de U$S -19/TN. 

En un contexto internacional bajista, a nivel local el clima se enrarece cada día un poco más, y la Argentina agraria, representada por sus entidades gremiales, se determinan a poner límite al nuevo esquema de retenciones a la soja, establecido por el gobierno la semana pasada, acordando un paro de 4 días hábiles, desde este lunes al próximo jueves 12 de marzo, de modo que recién el viernes 13 de marzo se verán camiones transportando carga por las rutas.

La medida busca llamar a una rectificación de la resolución tomada por el gobierno, a través de evitar el ingreso de divisas que representa la comercialización de granos para la nación, el cual, considerando un promedio de compras de granos semanales, publicadas por la Subsecretaria de mercados agropecuarios, es de 500 mil toneladas de soja, 500 mil toneladas de maíz y 250 mil toneladas de trigo. Considerando que el 100% de la soja tiene por destino la exportación (independientemente que la industria lo compre, dado que lo convierte en harina y aceite que luego exporta), el 94% de maíz y 80% de trigo para exportación, y precios FOB actuales en U$S 330/TN de soja, U$S 170/TN de maíz y U$S 245/TN de trigo, representa un ingreso de U$S 294 millones, de los que U$S 70 millones quedarían en concepto de retenciones a la exportación.

Esta determinación dejará los precios locales con movimientos laterales, a la expectativa de negociaciones, dejando nuestras materias primas congeladas, al igual que la cadena de suministros en el mundo por la propagación del coronavirus.

Esta semana se difundirá el informe de Oferta y Demanda del USDA, y se espera una suba de stocks de algunos cereales, tanto en Estados Unidos como en el mundo, ya conocemos que los stocks mundiales vienen aumentando campaña tras campaña. Por tanto, con mercadería en existencia, pero sin mercado que la lleve desde la oferta hacia la demanda, en el mundo por problemas sanitarios, y en nuestro país por problemas políticos, el mercado de granos, así como las economías del mundo, permanecerán en una recesión en la que el crecimiento estará frenado hasta que surjan propuestas superadoras con voluntad de accionarlas.

Conclusiones:
Mientras en el mundo el miedo busca refugio y en la Argentina la determinación del sector agropecuario pone límites a las medidas implementadas por el gobierno, los productores de materias primas ven como los precios caen por un tobogán y se acerca la cosecha. Más que nunca la administración del riesgo precio se hace necesaria, dado que los compromisos hay que cumplirlos, y vender a contra margen no es una opción para quienes necesitan dar continuidad a las empresas agropecuarias.
Semana muy difícil, que requiere de anclar la mirada en un punto fijo para no caernos, ese punto puede ser los precios de indiferencia de nuestras agro empresas, las proporciones a vender para cumplir compromisos, y las herramientas de los Mercados a Término, que permiten cubrir precios mínimos, independientemente del manejo de la mercadería física.
Atravesamos un tiempo de desafíos, en el que las oportunidades llegan de la mano de miedos y problemas que hay que vencer, no dejándonos dominar por ellos.

Marianela De Emilio
Ing. Agr. Msc. Agronegocios
[email protected]

Boletín de noticias