A Estado ausente...Buzón de la Vida

Opinión 03 de diciembre de 2012 Por
La Ordenanza Nº 1213/2012 presentada por Mario Ramos (PS) fue votada por mayoría simple en julio pasado. Tras ser reglamenta por el Ejecutivo, día...

La Ordenanza Nº 1213/2012 presentada por Mario Ramos (PS) fue votada por mayoría simple en julio pasado. Tras ser reglamenta por el Ejecutivo, días atrás se instalaron los dos primeros “buzones de la vida” en la Biblioteca “Domingo F. Sarmiento” y el Club Atlético Almafuerte.

La citada legislación autoriza al municipio a colocarlos con el fin de recepcionar denuncias anónimas, dándole apertura el primer día hábil de cada mes ante representantes políticos y dirigentes de las instituciones seleccionadas. En su Artículo 7º se expresa que “los sobres deberán ser transportados, por parte del DEM, a los Tribunales Federales de Rosario”.

Dicho lo anterior, haré algunos comentarios que me generan dudas sobre su efectividad en el “prevenir actos y hechos delictivos relacionados con la producción y/o comercialización de estupefacientes”, tal refleja la ordenanza. La primera es si se tiene conocimiento sobre casos en la provincia que se hayan resuelto con esta modalidad. Intuyendo un número mínimo, debo decir que en Cañada de Gómez la Justicia actuó sobre un prostíbulo con muchos años de antigüedad cuando toda la población, y las personas que por la ruta 9 circulaban, sabían de su existencia. Ramos en su exposición dijo que esa localidad había recibido 177 cartas (1 dividido 177, igual a 0.005%)

Más allá del anonimato que permite, algunos conocedores de leyes citan que se puede violar el derecho de personas inocentes, siguiendo libres por la calle los involucrados en el negocio.

Durante el tratamiento que tuvo la iniciativa en Casilda, donde finalmente fue rechazada, los concejales expusieron metáforas llamativas: “esconder un elefante entre los elefantes” o “hacer como la defensa del calamar, arrojando tinta y que en esa confusión todos estén manchados”.

Poniendo otras letras, no es seguridad y hasta resultaría una estrategia de los que lucran con la venta de drogas, instalar denuncias falsas para desviar la atención utilizando recursos de la justicia y la policía principalmente en perseguir consumidores o los que comercializan entre pequeñas amistades.

Las falsas acusaciones fue un tema central en la discusión del concejo local. Ernesto Mansilla habló de bromas como las que sufren bomberos y Samco; Mario Ramos respondió que detectarlas será trabajo del Juzgado interviniente; Hugo Bonetto agregó que apoyaba el proyecto recordando que los procesos investigativos requieren de seguimientos, filmaciones y escuchas telefónicas.

Que se haya arribado a estas instancias obedece en gran medida al descreimiento de la sociedad hacia quienes deben garantizar nuestra seguridad. Así como por estos días se discuten aumentos de combustibles para mantener rutas, cuando debería hacerse con los impuestos que ya se pagan mensualmente, el “Buzón de la vida” solicita al vecino ayudar en la investigación de ilícitos.

Algunas personas han manifestado que existiría la posibilidad de ser observadas al colocar la denuncia, suena a “medio mucho” pero tampoco imposible. Repito, estas ideas son planteadas desde la buena intención de legisladores o gobernantes locales de turno, pero es el fiel reflejo de que el Estado argentino en su conjunto sigue haciendo agua en los temas realmente importantes. El caso Santa Fe es testigo, más allá de algunas acciones posteriores al “narcogate”, el departamento Belgrano solo cuenta con cinco oficiales para controlar las seis comunidades. Si, leyó bien, ¡5 para 45 mil habitantes!

Últimos dos comentarios que pienso deben analizarse. Si la intención es que la población se involucre en los problemas, los que así lo deciden deben tener alguna cuota de responsabilidad sobre sus actos. Pensando en aquellos que quieren entorpecer, el depositar un sobre en una urna no deja huella alguna. En cambio, habilitar una casilla de correo permitirá el anonimato pero con una instancia que llegada una situación límite la Justicia puede acudir: control de direcciones de IP.

Finalmente, en Las Rosas nos conocemos todos y pocos pueden no manejar informaciones o trascendidos sobre el comercio de la droga. Como todo problema de seguridad, las respuestas que deben darse son políticas, y en consecuencia de los políticos.

Lo siguiente lo manifiesto con conocimiento de causa ya que me tocó participar de reuniones donde estos temas se planteaban sin filtros. Entregar datos a un concejal o funcionarios del ejecutivo debería ser suficiente. Ellos tienen las armas para solicitar audiencias con ministros si no se confía en la policía. Recién ahí los políticos locales, que lejos están de ser socios del negocio, obtendrán protección, no serán perseguidos y podrán dar por cumplida su labor, por lo menos en este tema.

César Negri – [email protected] – @cesarnegri18
Calle 13 canta muy clarito a los policías malos; a mí entender los menos: http://www.youtube.com/watch?v=NfNnqVD-x-M
{youtube}NfNnqVD-x-M{/youtube} 

Boletín de noticias