Imprevistamente la Cámara de Diputados convirtió en ley la Paridad de Género

Nacionales 23 de noviembre Por
Las diputadas nacionales frenaron la sesión y lograron sancionar la paridad de género en las listas. Victoria Donda lo pidió a las 2 de la madrugada. En Cambiemos no querían pero no soportaron la presión.
paridad en listas mosaico

La Cámara de Diputados de la Nación sancionó de madrugada la ley de paridad de género que obliga a todas las fuerzas políticas a intercalar hombres y mujeres en las listas legislativas, como ya ocurre en la provincia de Buenos Aires.

El proyecto había sido aprobado el año pasado en el Senado, tenía dictamen pero no estaba en el temario de la sesión, hasta que Victoria Donda pidió apartarse del reglamento e incluirlo. Eran las 2 de la madrugada y Emilio Monzó y Mario Negri, presidente de la Cámara y jefe de Cambiemos, no salían de su asombro. "Hay un temario acordado en labor parlamentaria y si no lo respetamos no podemos sesionar", se excusó el cordobés. Pero Donda insistió en votar la salida del plan de sesión, para lo que hacen falta dos tercios de los presentes.

El recinto pronto se convirtió en un polvorín: el radical Miguel Bazze hacía gestos de votar en contra y las diputadas massistas y kirchneristas increpaban a sus colegas de Cambiemos con gestos de complicidad. Karina Banfi, de la UCR, pidió la palabra en medio de un ataque de ira. "Estamos a favor de la paridad y hay compromiso de nuestras autoridades de llevarlo a labor parlamentaria y discutirlo como corresponde. Queremos un debate, pero no vamos a permitir que nos vengan a manejar a las 2 de la mañana la agenda. Respetamos los acuerdos políticos. No somos un cachivache", gritó.

No tardaron en responderle. "Esto me hace acordar a aquella sesión en la que 14 diputadas paramos el presupuesto para aprobar la ley de cupo. Si no lo hacíamos, muchas no serían diputadas. Estamos aprovechando una oportunidad", la instruyó Graciela Camaño, evocando la primera gesta femenina, hace ya 26 años y con ella en una banca del PJ.

El sentido de la oportunidad también tenía sentido esta noche: aunque los diputados de todos los bloques habían avalado el dictamen de la paridad de género, ninguno se había preocupado por incluirlo en los temarios de sesión. Hasta que se encontraron con esta presión de madrugada.

Pronto las radicales Carla Carrizo y Brenda Austin se aliaron a Camaño; y Banfi, descolocada, no tuvo más opción que corregirse y anunciar que habían cambiado de postura. El apartamiento del reglamento, finalmente, se votó con 148 votos a favor y sólo 25 en contra.

Con cara de poker, Negri preguntó si no era preferible un cuarto intermedio, pero Camaño, con tanta experiencia como él, le explicó que no. "Podemos votar el proyecto de paridad de género y luego seguir", lo frenó la jefa del Frente Renovador, con voz suave. Monzó llamó a votar por parte, pero ya las cartas estaban echadas y las mujeres arrastraron a la mayoría del recinto a sancionar la paridad y después se unieron en festejos cruzados, con mujeres saltando entre las bancas. "No están dadas las condiciones para seguir la sesión. No escucho nada, háganlo por la paridad", pidió entre risas. Y le hicieron caso.

loading...

Te puede interesar